Infograma: El corazón de david



El Corazón de David


David se describe en la Biblia, como un hombre conforme al corazón de Dios (1Samuel 13:4).

Qué significa ser un hombre conforme el corazón de Dios? En 2 Samuel 7:1-2 leemos: "Una vez que David se instaló en el palacio, y el Señor le dio descanso de los enemigos que lo rodeaban, el rey mandó llamar al profeta Natán.

—Mira —le dijo David—, yo vivo en un hermoso palacio de cedro, ¡mientras que el arca de Dios está allá afuera en una carpa!" Aquí vemos que David ya está en el palacio, en el lugar en donde Dios lo puso, y lo primero que piensa es en como puede ser posible que el viva en palacio y el arca de Dios en una carpa?! A David le nació hacerle un templo, un lugar permanente en donde habitara la presencia de Dios. Dios le responde en 2 Samuel 7:5-7 “Esto ha declarado el Señor: ¿acaso eres tú el que me debe construir una casa en la que yo viva? Desde el día en que saqué a los israelitas de Egipto hasta hoy, nunca he vivido en una casa. Siempre fui de un lugar a otro con una carpa y un tabernáculo como mi morada. Sin embargo, dondequiera que fui con los israelitas, ni una sola vez me quejé ante los jefes de las tribus de Israel, los pastores de mi pueblo Israel. Nunca les pregunté: ‘¿Por qué no me han construido una hermosa casa de cedro?’”. Aqui vemos a un Dios derretido por el detalle de su siervo David, porque en todo este tiempo a nadie se le había ocurrido darle un regalo a Dios. Pero éste era el corazón de David, agradecido hasta al punto de querer expresarlo en forma tangible. Para David, Dios no era alguien al que pedía y oraba para que estuviera a favor de su causa, sino que el valoraba la relación que tenía con Dios.

Hechos 13:22 Pero Dios quitó a Saúl y lo reemplazó con David, un hombre de quien Dios dijo: “He encontrado en David, hijo de Isaí, a un hombre conforme a mi propio corazón; él hará todo lo que yo quiero que haga” Aquí Lucas nos hace la distinción entre David y Saúl. Saúl había desobedecido. Pero David solo buscaba agradar a Dios.

1Reyes 11:4 “Cuando Salomón ya era anciano, ellas le desviaron el corazón para que rindiera culto a otros dioses en lugar de ser totalmente fiel al Señor su Dios, como lo había sido David su padre.” Aunque David también pecó desobedeciendo la ley de Dios establecida para los reyes, de que no debían tener muchas mujeres (Deuteronomio 17:17), ésto no lo desvió, porque él conocía al Dios verdadero intimamente. Nunca fue infiel al Señor adorando ídolos. Todo pecado es igual delante de Dios, sea adulterio, asesinato, murmuraciones, y otros más.. Dios no pasó por alto los pecados de David, inclusive, a él le tocó, reconocer su pecado, arrepentirse y encarar las consecuencias. Pero David no se desvió de su amor a Dios y a Su Palabra. Esta es la diferencia entre David y Salomón su hijo. La actitud del corazón de David hacia Dios, hacía que esta relación fuera única. Por estos actos de lealtad, Dios es también leal con David. (2 Samuel 7: 15-16) "Pero no le retiraré mi favor como lo retiré de Saúl, a quien quité de tu vista. Tu casa y tu reino continuarán para siempre delante de mí, y tu trono estará seguro para siempre”» David halló gracia ante los ojos de Dios y por esto su casa fue bendecida por generaciones.

David tenía una relación hacia Dios que no podía romperse. David amaba a Dios y se deleitaba en sus mandamientos. Amaba la Palabra de Dios. ( Salmo 119:97) “Cuánto amo yo tu Palabra, todo el día medito en ella” Al pensar en lo que en realidad hacía que David fuera un amigo de Dios, nos damos cuenta de que su motivación para seguir a Dios era pura y desinteresada! Cuántos de nosotros podemos decir lo mismo?







por Valentina Ospinal

61 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo