El Poder de las palabras

Carlos Ospinal

00:00 / 1:12:16

INTRODUCCIÓN:



En ese día del Señor en que también se busca honrar a las madres la Palabra de Dios nos enseña y nos ordena honrar a nuestros padres,  Padre y Madre. Y no solamente en un día .. sino todos los días de nuestra vida aquí en la tierra. El mandamiento número 5 es: Honra a tu padre y a tu madre para que te vaya bien y seas de larga vida sobre la tierra.  Exodo 20: 12
 

Y esa honra tiene que ver mucho no solo con el cuidado material, sino mejor aun, con las palabras que usamos para dirigirnos a ellos.

Las palabras pueden ser armas que disminuyen y destruyen, o pueden ser herramientas e instrumentos que crean, alientan e inspiran.

Cuentan que un día, cuando Thomas Edison era pequeño, volvió de la escuela y le dio un papel a su madre. Le dijo: "Mamá, mi maestro me dio este papel y me dijo que sólo tú puedes leerlo. ¿Qué es lo que dice?"

Se le llenaron los ojos de lágrimas mientras leyó la carta en voz alta para el niño: "Su hijo es un genio. Esta escuela es demasiado pequeña para él y no cuenta con maestros suficientemente buenos para enseñarle. Por favor, enséñele usted misma".

Muchos años después la madre falleció y Edison se convirtió en uno de los grandes inventores del siglo. Al revisar un armario, encontró la carta de su maestro. La abrió y descubrió el verdadero mensaje que estaba escrito en esa hoja: "Su hijo es mentalmente deficiente. No podemos permitir que siga asistiendo a nuestra escuela. Queda expulsado".

Edison escribió en su diario: "Thomas A. Edison era un niño mentalmente deficiente cuya madre lo convirtió en el genio del siglo".

Si bien es posible que los detalles de esta historia no sean exactos, en verdad quedó documentado que Edison fue considerado por su maestro "mentalmente retrasado e improductivo", y él decidió que no podía permanecer en la escuela. Su madre se convirtió en su principal defensora, y sólo gracias a su aliento constante y sus palabras cálidas, Thomas Edison se convirtió en un gran inventor (el invento mas conocido: la bombilla eléctrica)

Hoy Aprenderemos también sobre  EL PODER DE LAS PALABRAS o El PODER DE LA LENGUA como músculo. Este es un tema que tocamos con mucha frecuancia en esta congregación porque se necesita repetir y repetir las enseñanzas de La Palabra de Dios hasta que captemos el mensaje y obedezcamos. Empezando por mi mismo.

Y ante de entrar de fondo en el tema, quiero pedirle a la pastora Elsa que se tome unos minutos para que nos hable un poco sobre aquella enseñanza acerca de las mujeres basado en lo que dice la palabra en Proverbios 31:10.

Por siendo hoy el día del Señor, en donde el mundo entero honra a las madres, y que debería ser, no solo de un día sino de 365 dias del año,  debemos conectar este tema del poder de las palabras con lo que las madres significan para la familia en este sentido.

 

DESARROLLO:

En el libro de proverbios leemos

(Proverbios 18:21) “En la lengua hay poder de vida y muerte;  quienes la aman comerán de su fruto”.

Este pasaje nos habla de vida y de muerte. Los dos escenarios que enfrentamos los humanos. La vida que representa alegría y felicidad, y la muerte que representa tristeza y desolación.

 

Y nos habla de este musculo pequeño que tenemos dentro de la boca que sirve para degustar los alimentos, pero también para articular palabras.

 

Y esta palabra nos esta diciendo que la felicidad y la tristeza dependen de este diminuto musculo. Y que los que usan mucho ese musculo (los que lo aman), comerá de sus frutos. Es decir: Las palabras (diga conmigo “PALABRAS”), que produce esta lengua serán como semillas lanzadas a los 4 vientos y dependiendo de que tan buena o mala es esa semilla, así mismo será el fruto que va a recibir.

 

Es decir: ¡¡Que la lengua de nosotros mismos es la que determina nuestro Futuro aquí en la tierra y en la eternidad!!

Una de los dones maravillosos de los humanos, que nos diferencia notablemente de los animales, es el don de las palabras, articuladas por nuestra lengua. Las palabras son un regalo de Dios, para que las manejemos con responsabilidad.

Es un don extraordinario de comunicarnos y expresar nuestras ideas, pensamientos y sentimientos. El poder del habla no es sólo un regalo, es una responsabilidad impresionante. Las palabras pueden ser armas que disminuyen y destruyen o pueden ser herramientas e instrumentos que crean, alientan e inspiran.

Los maestros, los padres, todos tenemos que recordar que usar palabras que lastiman puede crear heridas y dolor que perdura y que provoca más daño que un golpe físico. Pero lo opuesto también es cierto. Los elogios, el aliento, expresar fe y confianza en alguien puede darle la autoestima que necesita para salir adelante y triunfar.

Cada día interactuamos con toda clase de personas. ¿Rebajamos a las personas, las hacemos sentir pequeñas e insignificantes y las llenamos de dudas o les hablamos de una forma que las alienta, incrementa su confianza y mejora su día?

Y es que aunque ya hemos aprendido muchas cosas buenas en nuestra vida para honrar a Dios, como la búsqueda de la Santidad y el Servicio, todavía no hemos aprendido a manejar muy bien las palabras. Todavía no sabemos manejar bien la lengua.

 

REVISION DEL VERSO:

 

¿Se dan cuenta de lo que este versículo está diciendo? ¿Pueden captar ustedes el mensaje con la seriedad y profundidad?

 

Y tiene mucho sentido porque justamente nuestra salvación se produjo por una confesión de labios cuando aceptamos a Jesucristo como Señor y Salvador (Romanos 10:9). Desde esa confesión, es que nuestros nombres están escritos en el libro de la Vida. Fue por una confesión de labios!

 

¡Y allí nuestra lengua jugó un papel muy importante!

 

Dice allí:

 

Rom 10:9  que si confiesas con tu boca que Jesús es el Señor,  y crees en tu corazón que Dios lo levantó de entre los muertos,  serás salvo.

10  Porque con el corazón se cree para ser justificado,  pero con la boca se confiesa para ser salvo.

 

Ahora, ¿que son las Palabras, como se definen las palabras?

 

Significado de Palabra:

El término palabra proviene del latín parábola y expresa uno de los elementos más imprescindibles en cualquier lenguaje; se trata de un fragmento funcional de una expresión, delimitado por pausas y acentos.

La combinación de las palabras y sus significados permite formar frases u oraciones y la suma de las diferentes palabras en una expresión determinada, dará como resultado un significado propio y específico.

 

Los Adultos Somos conscientes del gran poder de nuestras palabras,

Por eso, siempre que estamos delante de niños hablamos con cuidado, porque no queremos que ellos aprendan palabras incorrectas o porque no queremos que las pronuncien sin control y puedan hacernos pasar vergüenza en cualquier momento. ¡Claro! Los niños dicen muchas cosas sin detenerse a pensar en el efecto que puede causar porque no conocen su significado pleno como los adultos.

 

Así son las palabras para nuestra vida, nuestra vida toma la acción que tienen las palabras que decimos.

Nuestras palabras tienen el poder de crear y el poder, también, de destruir. Las palabras pueden ser usadas como armas en cuyo caso disminuyen o destruyen. Pero también pueden ser usadas como herramientas o instrumentos para alentar, crear e inspirar.

 

El mejor ejemplo de esto lo podemos apreciar en una amistad o una relación. Cualquier palabra fuera de lugar o que pueda generar algún tipo de malentendido, quizás provoque la ruptura de ese vínculo.

 

Ahora bien, miremos que nos enseña las sagradas escrituras sobre el musculo que articula las palabras:


 

Santiago 3:4 Fíjense también en los barcos.  A pesar de ser tan grandes y de ser impulsados por fuertes vientos, se gobiernan por un pequeño timón a voluntad del piloto.

5 Así también la lengua es un miembro muy pequeño del cuerpo,  pero hace alarde de grandes hazañas.  ¡Imagínense qué gran bosque se incendia con tan pequeña chispa!

 

La Biblia nos está diciendo que la lengua tiene poder, es un miembro pequeño, pero con un gran poder.

 

Hoy debemos salir de éste lugar muy conscientes y muy cuidadosos del uso que le damos a nuestra lengua para que podemos producir Vida y no Muerte.

 

ESCUCHA Y ENTIENDE ESTO:

 

Debemos entender que las palabras que hablamos son MUY importantes, la Biblia nos enseña muy claramente que hay una relación estrecha entre las palabras que decimos y lo que nos sucede en la vida!!.

 

 

 

(Proverbios 10:11a) “Fuente de vida es la boca del justo,”

 

(Proverbios 16:24) “Panal de miel son las palabras amables: endulzan la vida y dan salud al cuerpo”.

 

(Proverbios 15:4) La lengua que brinda consuelo es árbol de vida; la lengua insidiosa (engañosa) deprime el espíritu”.

 

Las palabras que hablamos pueden traer:

 

• Alivio

• Animo

• Consuelo

• Sanidad

• Restauración

• Bendición

• Vida

 

Ilustración Carro de Cambios:

 

¿Se ha puesto usted a pensar cómo es que usted maneja la lengua y que tan hábil es usted para usarla? Usted mueve ese musculo sin pensarlo, como cuando usted aprende a manejar carro de cambios. Primero piensa para meter la primera, la segunda, la tercera, etc. Pero después que ud adquiere la habilidad ya no piensa para usarlo.

 

La lengua es vital para la vida: Tanto para producir el apetito en el comer, como para articular las palabras que nos permiten relacionarnos con otras personas.

 

 

Veamos que más nos dice la Biblia sobre esto:

 

(Proverbios 12:18) El charlatán hiere con la lengua como con una espada, pero la lengua del sabio brinda alivio.

Hay personas que usan sus lenguas para causar dolor, heridas, desánimo, destrucción. . . por eso la Biblia afirma que “En la lengua hay poder de vida y muerte” 

 

(Salmo 64:2-4)   Escóndeme de esa pandilla de impíos,  de esa caterva (turba) de malhechores. 3  Afilan su lengua como espada  y lanzan como flechas palabras ponzoñosas. 4  Emboscados,  disparan contra el inocente;  le tiran sin temor y sin aviso.

 

 

Con nuestras palabras podemos:

 

• Edificar o destruir

• Sanar o herir

• Bendecir o maldecir

• Dar vida o matar

 

 

Maldecir quiere decir: “Hablar mal de algo o de alguien”, por eso,

 

  • Cuando hablamos mal de nuestro esposo o de nuestra esposa, estamos hablando maldición,

  • Cuando hablamos mal de nuestros hijos, estamos hablando maldición,

  • Cuando hablamos mal de nuestros padres, estamos hablando maldición,

  • Cuando hablamos mal de la iglesia, estamos hablando maldición.  

  • Cuando hablamos mal de la empresa donde trabajamos, estamos hablando maldición.  

  • Cuando hablamos mal del vecino, estamos hablando maldición,

  • Cuando hablamos mal del hermano de la Congregación estamos hablando maldición,

 

 

Por eso,

  • Si hemos estado hablando mal,

  • Si hemos estado maldiciendo,

 

Pidamos perdón a Dios y dejemos y de hacerlo y empecemos a hablar bien, hablemos bendición, hablemos vida.

 

 

Bendecir es: “Hablar bien de algo o de alguien”, hemos sido bendecidos para que podamos bendecir, por tanto, hablemos bien de nuestros amigos, de nuestros esposos, de nuestras esposas, de nuestros hijos, de nuestras familias, de nuestras congregaciones, de nuestras ciudades.

 

Jesucristo conocía el poder de la lengua:

 

1.- La Higuera Maldita:

 

En (Marcos 11:14) Jesucristo dijo algo a la higuera muy significativo:

"¡Nadie vuelva jamás a comer fruto de ti!",  le dijo a la higuera.  Y lo oyeron sus discípulos.

 

A la mañana siguiente Pedro le dijo a Jesucristo 

 

(Marcos 11:21): --¡Rabí,  mira,  se ha secado la higuera que maldijiste!

 

 

Jesucristo pronunció una maldición con sus palabras, habló muerte a la higuera y la higuera se secó desde las raíces.

 

2.- La Resurrección de Lazaro:

 

En otra ocasión, Jesucristo se dirigió a un hombre que llevaba muerto cuatro días y le dijo:

 

(Juan 11:43) 43 Dicho esto, gritó con todas sus fuerzas:—¡Lázaro, sal fuera!

 

Cuando Jesucristo dijo esto, Lázaro salió de la tumba, Lázaro resucitó. Jesucristo conocía el poder de la lengua.

 

3.- El Centurión Romano:

 

En (Mateo 8:5-13) un centurión se acercó a Jesucristo y le dijo que su criado estaba paralítico y atormentado,

 

5  Al entrar Jesús en Capernaúm,  se le acercó un centurión pidiendo ayuda.

--Señor,  mi siervo está postrado en casa con parálisis,  y sufre terriblemente.

7  --Iré a sanarlo --respondió Jesús.

 

En el versículo 8 podemos leer:

 

--Señor,  no merezco que entres bajo mi techo.  Pero basta con que digas una sola palabra,  y mi siervo quedará sano.

 

Vemos por el caso de Jesús , como ya hemos dicho que las palabras:

 

  • Pueden sanar, pueden herir,

  • Pueden edificar, pueden destruir,

  • Pueden dar vida, pueden producir muerte,

  • Pueden bendecir, pueden maldecir.

 

Nosotros Cargamos el Poder De Jesucristo:

 

Puede que estés pensando que Jesucristo pudo hacer todas estas cosas porque Él era Dios, pero la Biblia nos enseña que:

 

  • (Juan 14:12). Ciertamente les aseguro que el que cree en mí las obras que yo hago también él las hará,  y aun las hará mayores,  porque yo vuelvo al Padre.

 

  • ¿Qué queremos decir cuando cantamos “Yo quiero ser como tú?”?

 

  • ¿Queremos ser como Jesucristo?

 

Queridos amigos y hermanos en Jesucristo, si somos como Jesucristo:

 

• Vamos a dar de comer al hambriento.

• Vamos a predicar las Buenas Noticias a los pobres.

• Vamos a sanar a los enfermos.

• Vamos a liberar a los cautivos.

• Vamos a echar fuera demonios.

• Vamos a escandalizar a los religiosos.

 

 

El Énfasis En “Decir” (articular con la Lengua):

 

Jesucristo sabía que las palabras que hablamos son poderosas y nosotros debemos entender y asimilar esta verdad.

 

RV60 (Marcos 11:23) “Les aseguro que cualquiera que dijere a este monte: Quítate y échate en el mar, y no dudare en su corazón, sino creyere que será hecho lo que dice, lo que diga le será hecho.”

 

El verbo “DECIR” aparece tres veces, el verbo “CREER” aparece solamente una vez. Esto nos muestra que Jesucristo pone el énfasis en el “Decir”.

 

Cristianos Activos y No Pasivos:

 

No debemos ser Creyentes o cristianos pasivos ante las circunstancias de la vida. Debemos ser activos, debemos levantarnos y actuar en el nombre de Jesucristo. Debemos hablarle. . .

 

• A nuestra montaña.

• A nuestra situación económica.

• A nuestra familia.

• A nuestra enfermedad.

• Al diablo.

 

Usemos la Palabra de Dios Para Atacar la Adversidad:

 

  1. Cuando la enfermedad viene a nuestras vidas no debemos darle la bienvenida, debemos proclamar la Palabra de Dios:

 

(Isaías 53:4-5) / (Salmo 103:3)

 2.Cuando nuestra economía no esté bien debemos hablar a nuestra escasez lo que dice la Biblia:

(Salmo 23:1) / (Filipenses 4:19)

 3.Cuando el Diablo venga a nosotros para robarnos o destruirnos, debemos proclamar la Palabra de Dios:

(Santiago 4:7) / (Apocalipsis 12:11)

 4.Ante cualquier montaña, ante cualquier situación, ante cualquier adversidad, ante cualquier demonio, debemos usar la Espada del   Espíritu y confesar: Escrito está. . . Escrito está. . . Escrito está.

 

(Filipenses 4:13) Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.

 

 

Nuestras Palabras Revelan Lo Que Somos:

 

  1. ¿Por qué sabemos que Dios es bueno? Porque su Palabra es buena.

  2. ¿Por qué sabemos que Dios es Santo? Porque su Palabra es santa.

  3. ¿Por qué sabemos que Dios es verdadero? Porque su Palabra es verdad.

 

La Palabra de Dios nos revela cómo es Dios, de igual forma nuestras palabras revelan nuestro carácter, nuestra forma de ser.

 

  “La muerte y la vida están en poder de la lengua”.

 

Si creemos esta verdad vamos a Vigilar:

 

a) Las palabras que hablamos de nosotros mismos. Confesemos lo que Dios dice acerca de nosotros, proclamemos las promesas que Dios nos ha dado.

 

(Proverbios 13:3) El que refrena su lengua protege su vida,  pero el ligero de labios provoca su ruina.

 

b) Las palabras que hablamos acerca de los demás.

 

RV60 (Proverbios 10:21a) “Los labios del justo apacientan a muchos . . .”

 

Vigilando Nuestra Lengua En el Dia a Dia En Casa:

 

1-Como Padres debemos bendecir a nuestros hijos. Eliminemos frases como:

 

  • Mi hijo es más malo que un demonio.

  • Mi hijo nunca me obedece.

  • Mi hijo está siempre enfermo.

  • Hijo, no sirves para nada.

  • Bruto, sordo, ramera

  • Incumplido, irresponsable

 

No maldigamos a nuestros hijos, no hablemos mal de ellos, hablemos siempre bendición sobre sus vidas.

 

2- Como maridos debemos bendecir a nuestras esposas para que nuestras oraciones no tengan estorbo:

 

1Pedro 3:7 De igual manera, ustedes esposos, sean comprensivos en su vida conyugal,  tratando cada uno a su esposa con respeto,  ya que como mujer es más delicada,* y ambos son herederos del grato don de la vida.  Así nada estorbará las oraciones de ustedes.

 

3- y como esposas debemos honrar y bendecir a nuestros maridos.

 

1Pedro 3:6 Tal es el caso de Sara, que obedecía a Abraham y lo llamaba su señor.  Ustedes son hijas de ella si hacen el bien y viven sin ningún temor.

 

Entre esposos, eliminemos frases como:

 

  • Eres igualito que tu padre.

  • Nunca vas a cambiar.

  • Nunca vas a hacer las cosas bien.

  • Usar palabras despectivas/ofensivas (gorda, frea, estúpida, india maluca, bruto)

 

Usando Bien La Lengua En La Congregación:

 

 

Como parte de la familia de Dios

    a. debemos bendecir a nuestros hermanos, debemos bendecir al Pueblo del Dios Vivo. Y en especial a los menores de edad.

 

  • Dios tiene grandes cosas para nosotros.

  • Dios nos ha bendecido.

  • Su Pueblo está avanzando.

  • El Señor está con nosotros.

  • Somos hijos amados de Dios.

  • La gente de esta congregación es muy comprometida (Es pavo y no gallina).

  • Los varones de esta congregación son muy santos y tan comprometidos como las mujeres.

  • Los varones de esta congregación miran a las mujeres como a hermanas.

 

b. Cuando veas a un niño no le critiques ni lo compares con otros niños en sus capacidades, condición física o habilidades. Como somos autoridad, les podemos hacer mucho daño (“mira este tan pocos años y ya parece de 15 y aquel tiene 15 y parece de 10”. O criticar al joven por el acne, etc).

 

También debemos bendecir a los que todavía no conocen a Dios.

 

  • Mi marido puede cambiar.

  • Mi vecino puede cambiar.

  • No hay nada difícil para Dios.

  • Dios está obrando en mi amigo.

  • Dios ama a mi familia y está obrando en ella.

 

Veamos este Video Ilustrativo:

 

Video clip El Ciego: https://youtu.be/jmFN1bhGdmk

 

 

En El Dia Del Juicio Seremos Juzgados Por Nuestras Palabras:

 

Mateo 12:36   Pero yo les digo que en el día del juicio todos tendrán que dar cuenta de toda palabra ociosa que hayan pronunciado. 37   Porque por tus palabras se te absolverá,  y por tus palabras se te condenará."

 

Prov. 18:20  Cada uno se llena con lo que dice y se sacia con lo que habla. 21  En la lengua hay poder de vida y muerte;  quienes la aman comerán de su fruto.

 

CONCLUSIÓN

Quiero que, a partir de esta enseñanza de hoy, seamos una congregación que, por utilizar bien la lengua, seamos un manantial de vida para cada hermano individualmente, su familia y toda la nación. Muchas personas sufren con muchas maldiciones, pasan por tragedias y no encuentran una explicación del porque las cosas no le salen bien, y la respuesta muchas veces está en palabras necias que fueron dichas que el mismo ni se acuerda.

     A. Santiago. 3:1-12 (RV60 ) es un texto muy fuerte concerniente a la lengua. De veras, es "un fuego, un mundo de maldad...contamina el cuerpo, e inflama la rueda de la creación, y ella misma es inflamada por el infierno".

     B. Mat. 12:37 Porque por tus palabras se te absolverá,  y por tus palabras se te condenará."

      C. Gál. 5:19-21, en esta lista de las obras de la carne la lengua se emplea di­rectamente (como en las contiendas) o está bien involucrada. Se usa constante­mente para incitar y promover estos actos carnales. Recuérdese que los "mentirosos" estarán con los homicidas, fornicarios y hechiceros "en el lago que arde con fuego y azufre" (Apoc. 21:8).

     D. Nos urge, pues, esforzarnos para "domar" la lengua (Sant. 3:8).

La Biblia es muy clara cuando nos habla de nuestras palabras:

Tito 2:7  Con tus buenas obras,  dales tú mismo el ejemplo en todo.  Cuando enseñes,  hazlo con integridad y seriedad, 8  y con un mensaje sano e intachable.  Así se avergonzará cualquiera que se oponga,  pues no podrá decir nada malo de nosotros.

 

Efe 4:29  Eviten toda conversación obscena.  Por el contrario,  que sus palabras contribuyan a la necesaria edificación y sean de bendición para quienes escuchan.

 

 

MINISTRACION:

 

Yo quiero ser Como Tu: https://youtu.be/4Cb5HqF35FE

 

 

  • Talves en este momento Dios ha traido a tu memoria situaciones en donde tu has hecho mal uso de tus palabras contra Dios o contra tus semejantes. Dios te ha quitado el velo y te ha dejado saber que nos has obrado bien.

  • Ahora es el momento para que le pidas perdón a Dios por las palabras que has soltado de tus labios sin medir sus consecuencias.

  • Dios hoy te ha mostrado que talves la ruina de tus hijos de tu hogar, tu negocio o de trabajo y aun de mal estado de salud ha sido producto de tus propias palabras. Es el momento de pedirle perdón al Señor.

  • Es el momento de cancelar y hacer inoperante esas palabras de maldición.

  • Talves esta palabra ha traído a la memoria aquella situación en donde fuiste victima de una ofensa que alguien te ha hecho y que ha causado tantos males a tu vida. Este es el momento para romper y hacer de esas maldiciones inoperantes. Es el momento para que haciendo poder de tus propias palabras y del poder que hay en ellas tu mismo te liberes.  Recuerda que la palabra de Dios dice en Lucas 10 que Dios te ha dado toda potestad para aplastar serpientes y escorpiones. Toma ahora mismo las armas que Dios te da para limpiarte tu mismo de esa maldad en el nombre de Jesucristo y por el poder de su sangre preciosa.

 

  • Tu que eres un adulto, recuerda que también eres hijo/hija, por tanto, hoy es tiempo para que pidamos perdón por no haber hecho la honra que merecían nuestros padres. Y si mis padres ya no están aquí en la tierra, puedo pedir perdón a mi Padre Celestial y empezar a hablar bien de mis padres cuando los recuerdo.

 

  • Alza tus manos, allí donde estas y recibe la sanidad y la libertad de esas palabras venenosas sobre tu vida, ¡¡¡ahora mismo!!!

  • Ahora declara tu mismo, Soy Libre, Soy Libre, Soy Libre. Gracias Seָñor Jesucristo.

 

Amen!!

 

Todos Oramos en Voz Alta:

 

Padre, en este dia quiero pedirte perdón por mi ignorancia en el uso de mis palabras. Reconozco que con mis palabras te he ofendido a ti y a mis semejantes. Quiero pedirte que me ayudes a alcanzar la madurez necesaria para usar palabras sabias que deleiten tu oido y la gente a mi alrededor. Quiero llenar mi corazón de todo lo bueno y desechar todo lo malo para llenarme de la abundancia de tu sabiduria.

Gracias por la enseñanza del dia de hoy que me convierte en un mensajero de gozo, paz, amor, alegria, consuelo, esperanza, animo,  entusiasmo y de tu salvación a los que me rodean.

 

En Cristo Jesús  nuestro Señor oro, Amén.

 

Canto de Celebración:

 

Celebración: Cuando Pienso: https://youtu.be/8BkzVFS_m7A

 

Luego y Antes de Irse hace juntos esta declaración en Voz Alta:

 

“En las palabras de mi boca reposa el poder de la vida y de muerte. Desde hoy hablaré palabras de vida y no de muerte, de bendición y no de maldición, de riqueza y no de pobreza, de salud y no de enfermedad, de victoria y no de derrota porque en mis palabras hay poder para que decretar, establecer y profetizar cosas milagrosas”.

 

Referencia Bibliografica: