top of page

Eliseo y la sunamita

Elmer Sarabia

00:00 / 1:02:12

ELISEO Y EL ACEITE DE LA VIUDA

2º Reyes 4:1  La viuda de un miembro de la comunidad de los profetas le suplicó a Eliseo: 

 Mi esposo,  su servidor,  ha muerto,  y usted sabe que él era fiel al Señor.  Ahora resulta que el hombre con quien estamos endeudados ha venido para llevarse a mis dos hijos como esclavos.

2Re 4:2  ¿Y qué puedo hacer por ti?  le preguntó Eliseo.  Dime,  ¿qué tienes en casa? 

 Su servidora no tiene nada en casa le respondió,  excepto un poco de aceite.

2Re 4:3  Eliseo le ordenó: 

 Sal y pide a tus vecinos que te presten sus vasijas;  consigue todas las que puedas.

2Re 4:4  Luego entra en la casa con tus hijos y cierra la puerta.  Echa aceite en todas las vasijas y,  a medida que las llenes,  ponlas aparte.

2Re 4:5  En seguida la mujer dejó a Eliseo y se fue.  Luego se encerró con sus hijos y empezó a llenar las vasijas que ellos le pasaban.

2Re 4:6  Cuando ya todas estuvieron llenas,  ella le pidió a uno de sus hijos que le pasara otra más,  y él respondió:  "Ya no hay."  En ese momento se acabó el aceite.

2Re 4:7  La mujer fue y se lo contó al hombre de Dios,  quien le mandó:  "Ahora ve a vender el aceite,  y paga tus deudas.  Con el dinero que te sobre,  podrán vivir tú y tus hijos."

ELISEO Y LA SUNAMITA

2º. Reyes 4:8  Un día,  cuando Eliseo pasaba por Sunén,  cierta mujer de buena posición le insistió que comiera en su casa.  Desde entonces,  siempre que pasaba por ese pueblo,  comía allí.

2Re 4:9  La mujer le dijo a su esposo:  "Mira,  yo estoy segura de que este hombre que siempre nos visita es un *santo hombre de Dios.

2Re 4:10  Hagámosle un cuarto en la azotea,  y pongámosle allí una cama,  una mesa con una silla,  y una lámpara.  De ese modo,  cuando nos visite,  tendrá un lugar donde quedarse."

2Re 4:11  En cierta ocasión Eliseo llegó,  fue a su cuarto y se acostó.

2Re 4:12  Luego le dijo a su criado Guiezi: 

 Llama a la señora. 

 El criado así lo hizo,  y ella se presentó.

2Re 4:13  Entonces Eliseo le dijo a Guiezi: 

 Dile a la señora:  ¡Te has tomado muchas molestias por nosotros!  ¿Qué puedo hacer por ti?  ¿Quieres que le hable al rey o al jefe del ejército en tu favor? 

 Pero ella le respondió: 

 Yo vivo segura en medio de mi pueblo.

2Re 4:14  Eliseo le preguntó a Guiezi: 

 ¿Qué puedo hacer por ella? 

 Bueno contestó el siervo ella no tiene hijos,  y su esposo ya es anciano.

2Re 4:15  Llámala ordenó Eliseo. 

 Guiezi la llamó,  y ella se detuvo en la puerta.

2Re 4:16  Entonces Eliseo le prometió: 

 El año que viene,  por esta fecha,  estarás abrazando a un hijo. 

 ¡No,  mi señor,  hombre de Dios!  exclamó ella.  No engañe usted a su servidora.

2Re 4:17  En efecto,  la mujer quedó embarazada.  Y al año siguiente,  por esa misma fecha,  dio a luz un hijo,  tal como Eliseo se lo había dicho.

bottom of page