top of page

infograma: 3.Un Compromiso eterno.

Actualizado: 1 jul 2020


Dios se le aparece a Moisés por primera vez en el Monte Sinaí en medio de una zarza ardiente. Y proféticamente le anuncia que cuando saque al pueblo de Egipto, le adorarán en este mismo Monte (Éxodo 3:12) Después de cruzar el Mar Rojo (Mar de Juncos) y ser rescatados con Mano Poderosa, efectivamente el pueblo llega a este Monte. Aquí recibirán todas las instrucciones que necesitan para aprender a relacionarse con su Redentor. El que los rescató por amor. Dios se presenta como el esposo que quiere preparar a su esposa (el pueblo de Israel), y le entrega el contrato matrimonial. Las Dos Tablas Escritas con Diez Palabras de compromiso entre las dos partes. Éxodo 24:3 “Y Moisés vino y contó al pueblo todas LAS PALABRAS del Señor y todas las ordenanzas; y todo el pueblo respondió a una voz, y dijo: Haremos todas las palabras que el Señor ha dicho.” Aquí vemos como el pueblo se compromete a cumplir los votos matrimoniales y aprendemos la importancia de la obediencia para tener una buena relación con Dios. Dios entrega a través de Moisés las instrucciones para construir el Tabernáculo (Tienda de Reunión). Dios desea que nos reunamos para tener comunión con Él y entre nosotros. La construcción debía ser muy precisa y con materiales especiales. Igualmente los que ofrendaran para esta obra, tendrían que ser personas con corazón generoso, alegre, y dispuesto. Dieron con mucho entusiasmo porque sabían lo importante que era completar la casa de Dios. (Éxodo 35:4-35) Esto nos enseña a nosotros, a mirar las necesidades y proyectos que hay en nuestras congregaciones y seamos motivados a participar con todo entusiasmo, dando con generosidad de nuestro tiempo, talentos, dinero, etc.. para que la obra de Dios avance y muchas almas sean alcanzadas para la Eternidad. 2 Corintios 9:7 “Cada uno debe decidir en su corazón cuánto dar; y no den de mala gana ni bajo presión, «porque Dios ama a la persona que da con alegría»

En el Tabernáculo había mucha actividad y era muy hermoso por dentro. Dios se manifestaba a través de los colores, la luz, el sonido de los animales, del fuego, de los instrumentos, del canto, de los olores de los sacrificios, de la unción, del incienso, del candelabro, de los panes, los animales, la leña, el agua, la carne hervida, los panes, la sal y las primicias de los frutos de la tierra. Todo estaba involucrado en este encuentro con el Eterno. Una persona espiritual es capaz de ver la mano de su Creador en todas las cosas materiales y cotidianas de su vida. Y hacer que cada actividad diaria sea presentada y encaminada para que se cumpla su propósito divino.

_ El Arca del Pacto: Éxodo 25:10 “Harán también un arca de madera de acacia; su longitud será de dos codos y medio, su anchura de un codo y medio, y su altura de un codo y medio.” El arca es el objeto más íntimo del Tabernáculo. Dios siempre empieza su obra desde dentro para fuera. El hombre mira desde fuera hacia dentro, pero Dios mira desde dentro hacia fuera (1 Samuel 16:7) Cuando Dios trata con el ser humano, lo hace desde dentro hacia fuera. El problema de muchos es que intentamos quitar los malos frutos, las malas obras de nuestra vida, pero no tratamos con la raíz que es la causa que produce esos malos frutos. Podemos estar toda la vida intentando mejorar nuestras acciones y nuestras palabras pero no vamos a tener éxito al menos que vayamos al corazón, que es la causa de todas las malas obras. Marcos 7:21-22: Porque de adentro, del corazón de los hombres, salen los malos pensamientos, fornicaciones, robos, homicidios, adulterios, avaricias, maldades, engaños, sensualidad, envidia, calumnia, orgullo e insensatez. Todas estas maldades de adentro salen, y contaminan al hombre.”

Cuando hay conflictos hay que ir a la causa, a la raíz, y no intentar de cambiar las consecuencias. No tratemos de cambiar las consecuencias, sino las causas que producen esas consecuencias, y así veremos cambios sustanciales.

_ Moisés hace una petición especial a Dios: Éxodo 33:18 “Entonces dijo: Te ruego que me muestres tu gloria.”

Éxodo 33:21 “Entonces el Señor dijo: He aquí, hay un lugar conmigo, y tú estarás sobre la peña” La peña simboliza al Mesías. Para poder estar delante de Dios debemos que estar puestos sobre el Mesías. Él es el fundamento sobre el cual podemos estar cerca del Padre. Cerca de Dios hay un lugar para Moisés, y también hay un lugar para cada uno de los que se acerquen al Señor. El nos espera cada mañana en ese lugar, para que nos presentemos allí en Su Presencia, y tomemos ese lugar preparado sobre la roca junto al Padre. Éxodo 34:2 “Prepárate, pues, de mañana, y sube temprano al monte Sinaí, y allí preséntate a mí en la cumbre del monte.”

33 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentarios


bottom of page